LOGO.png

Comuna 2

Recoleta, oficialmente Barrio de la Recoleta es un barrio residencial céntrico de la ciudad de Buenos Aires que integra en su totalidad la Comuna 2. Es una zona de amplio interés histórico y arquitectónico, llamada la París argentina por la gran inmigración francesa desde el 1840, foro principal de visita en especial por el histórico Cementerio de la Recoleta ubicado allí, y el Centro Cultural Recoleta un importante foco turístico y cultural dentro de la ciudad. Es un barrio tradicional de sectores acomodados, cuyos inmuebles cotizan entre los más caros de la ciudad. Las líneas D y H de subterráneos pasan por el barrio, así como la traza de las futuras líneas F y G.

Ubicación geográfica

El barrio de Recoleta está comprendido por las calles Calle 10, Montevideo (antes Madema en la nomenclatura de 1808), Uruguay (antes llamada José Pazos), Av. Córdoba (antes Yáñez), Mario Bravo (antes Sadi Carnot) su continuación Coronel DíazAv. Las Heras, Tagle, Vías del F.G.B.M y Jerónimo Salguero (este tramo antes era parte de Canning), y por el Río de la Plata. Limita con los barrios de Retiro al este, San NicolásBalvanera y Almagro al sur, y Palermo al noroeste, y con el Río de la Plata al noreste. El 12 de octubre es el Día del Barrio de Recoleta, según la ley 726 de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Demografía

Según el censo de 2010, cuenta con una población total de 157 932 habitantes, distribuidos en una superficie de 5,9 km², de la cual 68 042 son hombres, el 43,1 % y 89 890 son mujeres, las que representan el 56,9 %, siendo el lugar con la proporción más alta de mujeres del país.​ El censo de 2001 registraba 191 122 habitantes, lo que representa una pérdida de población del 17,4 %.​

Historia

Su nombre proviene del Convento de los Padres Recoletos, originarios de Francia, miembros de la Orden Franciscana que se estableció en la zona a comienzos del siglo XVIII, fundando un convento y una iglesia dedicada a Nuestra Señora del Pilar y adjunto a este el cementerio. El paseo de la Recoleta es casi el centro geográfico del barrio, y uno de sus puntos más altos, por lo que a fines del siglo XIX el lugar atrajo a las familias pudientes del sur de la ciudad, que escapaban de la epidemia de fiebre amarilla. Desde entonces es uno de los barrios más elegantes y caros de Buenos Aires, alojando mansiones familiares, embajadas y hoteles de lujo.

El núcleo histórico de este barrio fue la iglesia parroquial del Pilar, cuya edificación fue concluida en 1732; por ese motivo el barrio recibía a veces el nombre de El Pilar. La iglesia estaba situada originalmente al borde de las barrancas que caían al Río de la Plata y al arroyo Manso. El arroyo, también llamado Tercero del Norte; hoy está entubado y discurre por debajo de la actual avenida Pueyrredón. Formaba una especie de delta, con brazos por las actuales calles Austria y Tagle, que desembocaban finalmente en el Río de la Plata.

Cuando Buenos Aires sufrió la gran epidemia de fiebre amarilla en la década de 1870, la población se desconcentró para evitar el contagio. Fue por ello que, mientras las clases populares se instalaron en el sur-sureste de la ciudad, las clases altas lo hicieron en la Recoleta, donde la altura del terreno disminuía la presencia de insectos transmisores de la enfermedad.

Estas familias, consideradas de alcurnia, por descender de personajes destacados durante el período independentista, construyeron en el barrio mansiones y grandes edificios de estilo francés (muchos de ellos demolidos hacia fines de los años 1950 e inicios de la década de 1960). Por ello, se ha aludido a Buenos Aires como la París de América. Hoy en día, algunas de estas edificaciones tradicionales coexisten con elegantes construcciones más modernas.

Junto con algunos sectores de los barrios vecinos de Retiro y Palermo, Recoleta forma parte de la zona conocida como Barrio Norte, tradicional lugar de vivienda de los sectores más adinerados de la sociedad donde se concentra buena parte de la vida cultural de la ciudad.

Cultura

El barrio de la Recoleta se destaca por sus grandes espacios culturales. Además de los monumentos históricos, alberga el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, el Centro Cultural Recoleta y otros pabellones de exposiciones.

COMUNA2.jpg